Soy Carlos Lombardero, gallego de nacimiento, y mi mayor pasión es descubrir nuevos destinos y mostrar, a través de la fotografía, lo que me han hecho sentir. Gentes, lugares, emociones y la belleza subjetiva en todas sus formas son las temáticas principales de mi trabajo.

La fotografía me permite llevar la experiencia de viajar a otra dimensión, y esta simbiosis hace que el objetivo principal de mis aventuras sea la propia fotografía. Siento que se retroalimentan y de su fusión vivo en primera persona, en lugar de ser un mero observador.

Todo empezó al irme a estudiar al extranjero, cuando tenía 17 años. Sentía un impulso irracional por mostrar a mis allegados lo que allí estaba viviendo y lo diferente que era de mi Galicia natal. Desde entonces perdí el miedo a lo desconocido y ahora soy víctima de lo que me llena descubrir, capturar y mostrar otras formas de belleza y de ser feliz.

Actualmente estoy inmerso en un proyecto personal que pretende unir la fotografía con los viajes. Mi última aventura ha sido viajar por tierra desde la capital de Myanmar hasta el antiguo reino de Ladakh, en el Norte de India. Cerca de 7.000 km para conocer y retratar un país fascinante.